Linaje Águila

Por qué la selección está como está

1 julio, 2016.zamer.0 Likes.0 Comments

Estaba por iniciar el mundial del 2006 en Alemania y los pronósticos para la selección italiana no eran los mejores.

La plantilla de los nerazzurri contaba con muchos elementos nuevos cobijados por algunos veteranos como Buffon, Cannavaro, Totti y Alessandro Del Piero; lo que hacía que no estuvieran en el pedestal de los favoritos como Francia y Alemania.

Pero el drama estaba en otra parte: Italia estaba envuelta en un histórico escándalo de corrupción conocido como el Calciopoli. Equipos como la Juventus y el Milan habían estado comprando árbitros hasta que fueron castigados de forma ejemplar; como la Juve que fue despojada de 2 scudettos y descendida a la serie B, perdiendo a algunas de sus estrellas como Zlatan Ibraimovic y Fabio Cannavaro.

La reputación de los italianos estaba en su peor estado. Algo inadmisible para una raza descendiente directa del imperio que por siglos dominó el mundo conocido.

El orgullo de los jugadores estaba por los suelos.

Y es entonces cuando el entrenador Marcelo Lippi tuvo que formular un sueño para que el equipo se levantara.

Les dijo a sus jugadores, palabras más, palabras menos: “Nuestro futbol y nuestro país se encuentran con la peor reputación de la historia. La única forma de revertirla es ser campeones del mundo. Retomemos el orgullo que nos pertenece”.

Los jugadores se la creyeron tanto que Italia terminó como campeona del mundo venciendo en la final a la Francia de Zidane.

¿Y esto que tiene que ver con México?

Los que tienen las riendas de nuestro futbol no tienen otro sueño más que el dinero. Esto repercute en los jugadores que solo hacen lo necesario para cumplir (de forma mediocre) con su empleo y poder recibir lo que también heredaron como sueño: dinero.

Si tanto los directivos como los jugadores están cumpliendo el objetivo trazado, llenándose los bolsillos de dinero, entonces están haciendo las cosas bien, según ellos y en su mente.

En el futbol de México no tenemos una historia que contar como Italia, no tenemos reputación que lavar ni nos emociona la idea de ser los mejores.

Se vive del negocio mientras se juega con las emociones de nosotros los aficionados. Y nosotros sí queremos ver a México entre los grandes, porque nuestra repetida historia de represión nos ha llevado al hartazgo y vemos en el futbol la manera de escapar de ella, aunque sea en algo tan pasajero.

Pero ese sueño solo lo tenemos los aficionados.

Y nuestro futbol no va a cambiar hasta que se decida escribir una nueva historia que no busque solamente dinero.

Categories: blog, seleccion
Linaje Águila 2019 / FACEBOOK - TWITTER - INSTAGRAM - YOUTUBE